En la prensa

Desde el blog de Carolina Cerro www.doulalaspalmas.com.

Gracias a Victoria Caro Mía Doula, por contar con nuestro espacio para recibir a Liliana Lammers, pedazo de regalo! y para acoger las  jornadas el pasado mes de Septiembre.
  .../...
Este fin de semana salió en la prensa la entrevista a Liliana Lammers, una mujer maravillosa y encantadora, que después de una mala experiencia con su primer parto, se dedicó a  trabajar por la conciencia del nacimiento y lo ha hecho nada más y nada menos que de la mano del gran obstera Michel Odent.

He tenido la suerte de estar con ella en dos ocasiones y aprender de su manera de trabajar, de su manera de acompañar, de resolver dudas y de escuchar como la situación ha ido cambiado a lo largo de estos 30 años en Londres, donde ella ofrece sus servicios.

Ahora, las doulas ya son reconocidas y aceptadas, trabajan codo a codo con las matronas y en dos hospitales incluso, están en plantilla.
Aquí aún estamos lejos, mas o menos como allí hace 30 años, de hecho, al compartir el artículo en FB, en algún grupo no han tardado en salir comentarios desagradables, así como ..." Doulas, a la hogueraaaaa!!!!"..







































Me apetece compartir una reflexión...

-Las doulas no asistimos - no somos personal sanitario y por tanto, no asistimos.

Acompañamos y Apoyamos a las madres que nos buscan.
Quizá a Liliana aunque habla español porque nació en Argentina, hizó alguna traducción del inglés que es la lengua en la que habla porque vive en Londres, o allí las doulas utilizan esa palabra, aquí no.

Nadie puede juzgar si  otra persona necesita o no un apoyo, y cada mujer es libre de rodearse de los apoyos que le parezcan.

Mientras la doula deje claras sus competencias, de apoyar a la madre en sus decisiones, sin juicios, sin asistencia y sin tomar decisiones, no estará ocupando el papel de ningún profesional sanitario.

-Cuando Liliana habla de que por desconocimiento "algunos profesionales ponen en peligro el parto", está claro a que se refiere a la cantidad de veces que se interviene de manera innecesaria. Negar que esto sucede, es negar una evidencia evidentemente evidente. O que muchos trabajan olvidando que el factor emocional en este momento es importantísimo, que el parto y la lactancia son aspectos de la sexualidad de la mujer y que para que la fisiología pueda fluir, es necesario crear el ambiente ideal, de manera activa, de manera cuidada, si no, los partos son más largos y difíciles. :-)
He de decir también que el titular me parece desafortunado.

-Antes que doula fui madre, y antes de ofrecer los servicios que ofrezco, los necesité yo.

Esta necesidad podemos atenderla o negarla.

Pero no podemos olvidar que  es la vivencia de cada mujer, su elección y su decisión. Como desea vivir su maternidad, su parto, su posparto y la crianza de sus hijos, decidiendo en libertad.

-Estamos por el apoyo a la mujer y sus decisiones no solo cuando coinciden con nuestras opciones personales.

-Las doulas no buscamos ocupar la labor de la matrona, la cual alabamos, recomendamos, valoramos y elevamos para que adquieran todos sus derechos y no les sean arrebatados a diario por los obstetras. Rara vez se escucha queja alguna sobre esta realidad cotidiana aún cuando sus competencias sí están claramente definidas.

-Las doulas buscamos ocupar un lugar, un vacío creado por el sistema, por la manera en la que mayoritariamente se aborda el parto y posparto por un gran número de profesionales - sin entender que es un proceso sexual, que requiere intimidad, respeto, distancia, sin apoyar la parte emocional que se tambalea, las inseguridades, los miedos, la soledad, la lactancia, los bajones, -  no pueden impedir que la mujer busque apoyo para todo esto si así lo siente.

-Siempre las mujeres han vivido rodeadas de otras mujeres este momento de la vida, porque es mucho más fácil no estar sola, es más fácil tener el apoyo de otras mujeres, co-madres, para ayudarnos unas a otras...

Esto ya no lo encontramos en nuestros días, vivimos alejadas unas de otras: pero las doulas, los grupos de apoyo, los talleres para madres y bebés ( y papás, siempre los papás son bienvenidos) no tienen otra misión que reproducir esta red de apoyo, de mujer a mujer.


Dejemos de encender hogueras, y empecemos a cuidar el fuego entre todos, llevemos bata o no, todos aquellos que creemos en que la mujer merece vivir este momento de la vida con plenitud, bien rodeada y apoyada por lo que cada uno puede aportarle y sobretodo, decidiendo en libertad.

CONTACTO

658 931 277 - Carolina Cerro
635 418 663 - Liliana González
asociacionespaciovida@gmail.com

C/ JUAN RAMON JIMENEZ 43, LOCAL 5,
35011 LAS PAMAS DE GRAN CANARIA
www.asociacionespaciovida.com